6 Competencias claves para el profesional del futuro

Comunicación Vértice

La transformación digital y la aplicación de las nuevas tecnologías emergentes como el machine learning o los chatbots están dando lugar a una nueva generación de profesionales que deben apostar por el aprendizaje constante si quieren ser competitivos en el mercado laboral.  Aunque hablemos de futuro, en realidad se trata de nuestro presente más inmediato. Es por ello, que en este post abordamos el tema de las competencias claves que ya están demandando los actuales procesos de selección.

Las competencias claves hacen referencia a todas aquellas habilidades y aptitudes que los profesionales necesitan para desarrollar su trabajo con éxito. Se clasifican en competencias base (básicas que permiten el acceso a un trabajo); competencias técnicas (específicas de cada profesión) y competencias tranversales (diferenciadoras de cada profesional) ¿Y cuáles son las competencias del profesional del futuro?

Inteligencia Social o empatía es la capacidad de conectar con las personas. Ponerte  en su lugar y escucharlas con atención para saber cómo se sienten en cada momento y utilizar esta información para alcanzar los objetivos fijados.  Estaría ligada a la inteligencia interpersonal sobre la que ya hablamos en el post ‘¿Qué son las inteligencias o habilidades múltiples?

Pensamiento computacional. Esta habilidad utiliza las nuevas tecnologías  (ordenadores, tabletas o teléfonos inteligentes) para resolver problemas.  Es la aplicación de las técnicas de la informática para comprender y resolver los desafíos tecnológicos diarios. Contar con conocimientos sobre programación será fundamental ya que es un área importante para el entrenamiento del pensamiento lógico y estructurado.

Planteamiento analítico. Contar con una visión global de la empresa junto a un conocimiento analítico de las variables empresariales, socioeconómicas y culturales serán imprescindibles para competir en el mercado laboral del futuro.

Visual Thinking. Lo que comúnmente se conoce como “garabatear” de forma espontánea es una herramienta muy eficaz para explicar ideas y conceptos. La retención de la información se realiza  a través de las capacidades  visual, auditiva, lectoescritora y kinestésica, y en esta práctica se aúnan todas ellas. El Visual Thinking crea conexiones reconocibles de ideas a través de dibujos simples y mapas mentales para la definición de objetivos, identificación de problemas con sus correspondientes soluciones y la generación de nuevos idearios.

Capacidad transcultural. Es la capacidad de trabajar en diferentes entornos culturales. Más allá de los conocimientos específicos sobre una lengua determinada, está más orientada a la capacidad de adaptación y a relacionarse con grupos heterogéneos (cultura, edad, estilos de vida…) Requiere de una personalidad adaptativa al cambio, de mente abierta y sin reticencias a salir de su zona de confort.

Habilidades blandas. Conocidas por ‘soft skills’ hacen referencia al conjunto de características propias que permiten que el profesional se relacione mejor y sepa desenvolverse de forma efectiva ante los desafíos diarios.  Entre ellas destacan las habilidades comunicativas, la gestión del tiempo y el estrés, la motivación o la delegación de tareas, entre otras.

¿Estás preparado para el futuro laboral? Si quieres ampliar información, te recomendamos que consultes estos artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *