La felicidad laboral: el próximo gran reto para las empresas

Tania Cañas

Directora de RSC Vértice 

Cada vez son más las empresas que están comenzando a tomar conciencia de esta  realidad. Sin duda, una empresa socialmente responsable debería contar con un “departamento de la felicidad”, orientado a conocer las necesidades y en la medida de las posibilidades, hacer que todas las personas que forman parte de ella, sean felices.

La felicidad laboral no debe ser entendida como algo que está de moda y que, por ende, las empresas deben adoptar para transformar su reconocimiento social en monetario. Y aunque, es cierto que un clima laboral basado en la felicidad aumenta el compromiso y la productividad de sus empelados con un impacto positivo en los ingresos de las empresas. Es importante entender que esta cultura empresarial debe ser potenciada desde la premisa de “por y para las personas”.

Según un estudio (IOponer Institute de Oxford) los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, cuentan con un 65% más de energía y su vínculo con la empresa es mayor. En esta línea,  la última encuesta realizada por el grupo Adecco revelaba que un buen ambiente laboral basado en relaciones fluidas y compañerismo junto a medidas de conciliación (flexibilidad horaria)  y contar con un jefe empático son aspectos fundamentales para poder alcanzar la felicidad en el entorno de trabajo.

La felicidad en el trabajo implica que la persona se sienta reconocida y encuentre un sentido real sobre lo que está haciendo a través de su productividad y del entusiasmo diario.  Y aunque existen personas que tienen capacidad para la automotivación, la felicidad laboral debería implicar a toda la organización.

Entre los principales beneficios que obtienen las empresas encontramos un descenso importante en el absentismo laboral motivado por personas que verdaderamente aman lo que hacen, lo que conlleva a un aumento de  la productividad. Otro punto importante, es el sentimiento de pertenencia, estar alineado con la filosofía de la empresa, lo que se traduce a la retención del talento. La imagen de la empresa también se ve reforzada tanto a nivel económico como social, lo que implica que tengan la capacidad suficiente para conformar equipos de trabajo con los mejores profesionales del sector.

¿Pero cuáles son las claves para ser feliz en el trabajo? Aunque no existe una fórmula mágica podemos citar algunas propuestas como:

La flexibilidad horaria permite una mejor gestión del tiempo, aumentando la concentración y el rendimiento laboral. Una alternativa para conciliar vida laboral y personal.

Los planes de carrera son esenciales para contar con empleados felices a través de la especialización y la actualización de conocimientos. Así, se disminuye la tasa de rotación y aumenta el grado de seguridad de los empleados con respeto a su puesto de trabajo.

La empatía es otro factor con la que debe contar un jefe o líder. Ser una persona asertiva y que se preocupa por las personas con las que trabaja es un plus para crear un buen clima de trabajo.

Celebración de logros colectivos. Es muy positivo hacer partícipe a todos los empleados de los objetivos conseguidos. Se incrementa el sentimiento de pertenencia y es una excusa perfecta para fomentar las relaciones entre todas las personas que trabajan en la empresa.

¿Crees que la felicidad en el trabajo es posible? En esta línea, te recomendamos que consultes estos artículos:

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *