¿Qué es el microlearning?

Diego Sánchez,
Director Vértice e-Learning

Entre las principales tendencias del e-Learning para este 2017, encontramos un concepto que cada vez está tomando más notoriedad, y no es otro que el ‘microlearning o microaprendizaje’. Como ya analizamos en el post ‘8 Tendencias en el sector del e-Learning’, es fundamental que las plataformas online incorporen estas tendencias para responder a la demanda del mercado y mantenerse, así, en la vanguardia del aprendizaje online.

El microlearning, también conocido como microaprendizaje, podría definirse como una metodología dividida en pequeños contenidos formativos relacionados entre sí. Un producto que surge de la adaptación de la formación tradicional a la sociedad del consumo rápido del ‘aquí y el ahora’. Esta modalidad se organiza en torno a ‘píldoras de aprendizaje’, es decir, pequeños módulos formativos con una duración que no debe superar los 30 minutos. El microlearning se basa en la idea de que los contenidos fragmentados se ajustan al intervalo de atención en el que el cerebro humano se mantiene concentrado.

Para las empresas: el microlearning supone la posibilidad de ofrecer a los usuarios una experiencia actualizada e inmediata de formación continua. La incorporación del formato modular permite crear diversas alternativas didácticas con los contenidos.

Para los usuarios: con esta modalidad pueden acceder a contenidos relevantes actualizados cuándo y dónde quieran. Nuevos conocimientos que asimilan y asientan con mayor facilidad orientados a trabajar áreas específicas de su sector de actuación.

Los contenidos  ‘microlearning’ deben cumplir una serie de características como:

Aprendizaje informal. Esta tendencia, también denominada como Informal learning, centra su atención en cómo las personas pueden desarrollar mejor sus competencias en el campo laboral y no tanto en la mera adquisición de conocimientos. Un aprendizaje basado en el debate e intercambios de ideas, de forma colaborativa, entre profesor y alumnado. La  figura del profesor-cátedra desaparece y surge el rol de mentor-guía.

Brevedad. La duración ideal de este tipo de contenidos es de 15 minutos. Por ello, hay que tener una gran capacidad analítica y de síntesis para incluir los datos más relevantes. Todos estos elementos tienen que contar con un mismo hilo conductor.

Responsive. La flexibilidad de consumir formación de forma inmediata, requiere que el microlearning ofrezca un contenido cuyo diseño sea responsive, es decir, que esté adaptado para su correcta visualización en distintos dispositivos móviles. Gracias a esto, también se fomenta el conocido mobile e-Learning o m-learning, entendido como el conjunto de prácticas y metodologías de enseñanza y aprendizaje a través de dispositivos móviles con conectividad inalámbrica.

Interactividad. Los contenidos interactivos ayudan a la resolución de problemas de una forma amena y eficaz. A través de actividades dinámicas, como pueden ser juegos de lógica o test, se aumenta el interés de los usuarios de aprender a través de retos formativos.

Reusabilidad. Se tratan de contenidos flexibles orientados al aprendizaje dentro de múltiples  plataformas. El diseño y la producción de estos contenidos se realizan con más rapidez ya que se reciclan muchos elementos.

¿Te ha resultado interesante este artículo sobre e-Learning? Si quieres ampliar información, te recomiendo que consultes estos artículos:

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *