¿Qué es el Smart Learning?

Diego Sánchez 
Director de Vértice e-Learning 

El universo e-Learning es apasionante porque nos permite volver a ser un poco niños, sobre todo, cuando soñábamos con coches voladores y viajes al futuro. Todavía  seguimos mirando al cielo, pero lo que sí ha dejado de ser ciencia ficción son algunas realidades como la inteligencia artificial o los chatbots.  Y mientras estas tecnologías se asientan en nuestro día a día, en este post queremos abordar el concepto de ‘smart learning environment’ enmarcado en el entorno de las TICs.

Existen dos conceptos relacionados entre sí, pero que a veces pueden confundirse: ‘smart learning’ más relacionado con el uso que se realiza de las tecnologías y el de ‘smart learning envioronment’ (SLE) centrado en el espacio de aprendizaje.

Existen diversas definiciones acerca del concepto de ‘smart learning’. Pero como punto de partida optamos por la idea de Gwak (2010) que entiende el smart learning como “un aprendizaje que se centra más en los estudiantes y en el contenido que en los dispositivos”.  Es decir, la primera premisa sería que los alumnos aprendiesen a realizar un uso responsable de las tecnologías para sacar el máximo rendimiento a su itinerario formativo.

La clave estaría en nuevos entornos de aprendizaje marcados por el auge de las innovaciones tecnológicas aplicadas a la educación como inteligencia artificial o gamificación, entre otros. ¿Pero cómo deben ser estos espacios de aprendizaje? Los ‘smart learning environment’ se comprometen a proporcionar al alumno un entorno de aprendizaje experiencial que se adapte a sus necesidades formativas a través de herramientas colaborativas e interactivas.

Los ‘smart learning environment’ abogan por:

  1. Conectividad. Conexión eficiente desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y parte del mundo.
  2. Adaptabilidad. Detectar los recursos apropiados para cubrir las demandas formativas de los alumnos ‘in situ’ y recalcular la programación inicial.
  3. Monitorización del aprendizaje. Las nuevas tecnologías permiten realizar un registro exhaustivo del proceso de aprendizaje del alumno. Esto no sólo permite adaptar el contenido sino también medir los casos de éxito o no éxito para realizar mejoras antes de finalizar dicha formación.
  4. Consciencia social y real. Formar parte de una comunidad (social) conectada en tiempo real (presencia) a través de dispositivos para debatir e intercambiar opiniones sobre un tema concreto.

Nos encontramos ante un nuevo paradigma de la educación global basado en un aprendizaje “a la carta”, personalizando y adaptado a las necesidades formativas de cada alumno. El objetivo principal de este ‘smart learning’ no es otro que fomentar la capacidad de gestión y resolución de problemas dentro de los SLE. Es inevitable pensar en educación del sin asociarla a las innovaciones tecnológicas. Así, los programas formativos deben contemplar este tipo de aprendizaje, con el que los estudiantes aprendan a estudiar de una forma más flexible y coloborativa en el uso responsable y adecuado de las tecnologías en los contextos de SLE.

¿Te ha resultado interesante este artículo sobre e-Learning? Si quieres ampliar información, te recomiendo que consultes estos artículos:

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *