¿Qué es la empleabilidad?

Manu Jordán
Consultor de Empleo

Desde que apareciese en la década de los 80, el concepto de empleabilidad ha evolucionado conforme lo ha hecho el mercado laboral. Lo cierto es que en sus inicios sólo se utilizaba para referirse a la habilidad de poseer un empleo. Sin embargo, con el paso del tiempo este concepto ha madurado hasta convertirse en una realidad un poco más compleja.

En la actualidad, la empleabilidad es entendida como la capacidad de mantener nuestras competencias, conocimientos y red de contactos actualizados de forma que podamos decidir sobre nuestro futuro laboral. Es importante tener en cuenta que a mayor grado de empleabilidad, la demanda de nuestros servicios aumentará, y por ende, nuestras oportunidades de negocio también se verán incrementadas.

Para alcanzar un grado de empleabilidad que se adapte a las aspiraciones profesionales, es necesario tener en cuenta dos variables: personales (conocimientos, competencias, actitudes, experiencia, marca personal y valores) y externas (situación socio-económica). Así, para mejorar la empleabilidad es fundamental trabajar las variables personales a lo largo de toda la vida.

Es cierto que cada perfil profesional debe trabajar una serie de capacidades específicas, pero en esta ocasión queremos profundizar en las 7 destrezas que el profesional 2.0 debe desarrollar y actualizar:

Social Media. El dominio de las redes sociales como herramientas de comunicación es un requisito indispensable si quieres participar en la conversación activa que gira en torno a tu sector de interés. ¡Sin RRSS no hay nada que hacer!

Marca personal. Ya sea en versión online u offline, lo cierto es que es necesario contar con una buena carta de presentación que te avale como profesional de tu sector. Una forma de diferenciarte y dar visibilidad a tu trabajo como ya vimos en el post ‘Cómo crear tu Marca Personal en las Redes Sociales’.

Grupos de trabajo virtuales. Aportar valor y tener la capacidad de asumir distintos roles dentro de grupos de trabajo heterogéneos. El reto aparece cuando estos grupos se comunican de forma virtual, lo que también requiere que manejes todas las herramientas necesarias para ello. ¡Pon a prueba tu versatilidad como profesional!

Adaptación al cambio. Para aumentar tu grado de empleabilidad es preciso que seas flexible y sepas adaptarte a los cambios que vayan apareciendo en tu entorno laboral. Ante situaciones adversas, mantén el control y aporta soluciones viables.

Teletrabajo. El profesional debe estar preparado para trabajar de forma autónoma desde cualquier parte del mundo. Para ello, debe apostar por un soporte tecnológico adecuado.

Formación permanente. Al profesional 2.0. no le queda otra que renovarse o morir. Y en materia de formación, es necesario que active el estado de ‘en continuo reciclaje’. Internet ofrece un catálogo formativo bastante variado con el que dar respuesta a las demandas del mercado.

Valores. Para alcanzar tus metas profesionales es preciso que no renuncies a tus valores. Interésate por aquellas empresas con las que te identifiques y defiende tu ética personal y profesional.

¿Te ha resultado interesante este artículo sobre empleo? Si quieres ampliar información, te recomiendo que consultes estos artículos:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *