“Se ha invertido mucho tiempo y dinero en promocionar las energías limpias”

Fátima Sánchez
Experta en Medio Ambiente de Vértice

Desde INIECO seguimos analizando el futuro del ‘Acuerdo de París’ (2015) tras la declaración de intenciones del presidente Donald Trump de impedir a Estados Unidos que cumpla con su responsabilidad en el trabajo conjunto de luchar contra el Cambio Climático. Si la semana pasada analizábamos la coyuntura política tras esta declaración con nuestro profesor del Máster en Comunicación Política y Empresarial de Vértice Business School, Francisco Luis Benítez, ahora intentamos conocer sus consecuencias medioambientales con el análisis crítico de nuestra experta medioambiental Fátima Sánchez.

Antes de entrar a valorar el futuro del planeta, es preciso destacar que el “Acuerdo de París” se originó en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París (2015) y contó con la participación de 195 países. El principal objetivo era evitar que la temperatura media global alcanzase valores superiores a los 2ºC respecto a los niveles preindustriales. Así como, intentar que estos valores no superen los 1,5ºC estableciendo diferentes medidas de control.

Para conseguir la ratificación del acuerdo, se necesitaba la firma de 55 países que representaran al menos el 55% de las emisiones globales de los gases de efecto invernadero. El pacto fue firmado por 190 países entre los que se incluían Estados Unidos que se comprometió a reducir sus emisiones entre un 26% y un 28 % para 2025.

Sin embargo, la salida de Estados Unidos podría suponer que uno de los países más contaminantes del mundo rechace su responsabilidad en la lucha contra el cambio climático, dejando así, el problema en manos del resto de los países. Un hecho bastante significativo, ya que si comparamos las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los países de la Unión Europea con las emisiones de Estados Unidos, estas no supondrían ni la mitad de las emisiones.

Estados Unidos ha dado un paso atrás en la lucha por el Cambio Climático y parece que va a seguir incentivando la economía ligada a la utilización de combustibles fósiles con la repercusión que este hecho tiene para el clima. Sin embargo, es necesario destacar que la capacidad que tienen los Estados de frenar el cambio climático está directamente relacionada con la emisión que producen, por lo que es difícil que sin el apoyo de Estados Unidos se pueda cumplir el objetivo del Acuerdo de París.

En este ecosistema medioambiental, también cabe pensar que los Estados firmantes del Acuerdo de París tomarán medidas para frenar el cambio climático a pesar de la decisión de Estados Unidos, lo que probablemente tenga una repercusión negativa política y económicamente para el país. Y es que se ha invertido mucho tiempo y dinero en la promoción de las denominadas ‘energías limpias’ y en el uso sostenible de las mismas para que un único país cambie las políticas a nivel mundial retrocediendo, así, en los avances conseguidos.

Sin duda, el cambio climático es real, los datos científicos lo avalan y es irreversible, lo único que se puede hacer es tratar de frenarlo y el Acuerdo de París es el paso más importante que se ha dado a nivel político en este sentido. Asimismo, tratar de obstaculizar la consecución de los objetivos del Acuerdo de París podría tener unas consecuencias catastróficas para el Medio Ambiente.

La controversia sobre Trump y el Acuerdo de París, así como otras cuestiones de actualidad, son temas que tratamos en nuestro programa de máster de especialización ambiental. Desde INIECO, dedicamos un gran esfuerzo a luchar contra el Cambio Climático a través del Máster en Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. Una oportunidad de estudiar los aspectos macroecológicos que intervienen en la modificación del clima del planeta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *