Aceleradoras de empresas como epicentro del emprendimiento

El actual mercado laboral demanda perfiles profesionales con un marcado espíritu emprendedor. En este contexto, las aceleradoras de empresas se han convertido en una de las alternativas más eficaces tanto para jóvenes emprendedores como para profesionales que ya cuentan con experiencia y quieren desarrollar proyectores innovadores. Es el caso de la Aceleradora y Coworking VerticEmprende donde los emprendedores y microempresas pueden acceder a todos los recursos y herramientas necesarias con los que materializar sus proyectos.

Las aceleradoras son empresas, privadas o públicas, destinadas a acelerar proyectos de emprendedores que se encuentran en la fase de inicio proporcionándoles un espacio físico donde desarrollar su idea de negocio durante un determinado tiempo, por lo general, entre tres y seis meses. Las aceleradoras también validan el proyecto y modelo de negocio a partir de una inversión mínima.

Es importante conocer la diferencia entre aceleradora  e incubadora ya que en la mayoría de los casos suele confundirse. Una  incubadora es una empresa que comienza a colaborar en un proyecto nuevo desde el principio proporcionando asesoramiento y formación para garantizar el éxito del proyecto una vez que esté en el mercado. Es decir, cuando la idea ya está definida la incubadora deja paso a la aceleradora para que propicie un crecimiento rápido del proyecto y que sea rentable a medio y largo plazo.

Las aceleradoras de empresas se caracterizan por ofrecer:

  • Programas de mentoring con los que orientar a los emprendedores y ayudarles a alcanzar sus objetivos.
  • Inversión semilla sobre el proyecto a cambio de acciones.
  • Convocatorias donde las startups aspirantes son analizadas y admitidas en los programas.
  • La figura del ‘bussiness angel’, es decir, un inversor que muestra apoyo experiencial y económico a los proyectos.
  • Espacios de trabajo donde los emprendedores pueden trabajar en su idea de negocio y materializarla.

Formar parte de una aceleradora de empresas cuenta con diferentes ventajas como el acceso a financiación para el desarrollo de los proyectos; la formación personalizada con la que se minimizan los riesgos iniciales o la participación en networkings donde los emprendedores pueden dar a conocer  sus proyectos a otros empresarios que podrán convertirse en sus socios o colaboradores.

Colaborar con una aceleradora implica que el proyecto gane relevancia e importancia entre los sectores afines. Debido a la competencia, en el ámbito emprendedor es positivo contar con un socio para atraer la atención de los medios de comunicación y de posibles inversores. Otra ventaja es el de apostar por aceleradoras especializadas que pueden proporcionar a los emprendedores una estrategia más específica y centralizada.

¿Estás preparado para el futuro laboral? Si quieres ampliar información, te recomendamos que consultes estos artículos:

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *