Reskilling y Upskilling: cómo gestionar un programa de formación que impulse la transformación en tu empresa

Los mercados laborales están experimentando cambios de gran escala que en su mayoría están relacionados con la Cuarta Revolución Industrial. Las empresas deben crear programas de formación internos, y elaborarlos de forma óptima para conseguir que el empleado adquiera las competencias que necesita para adaptarse a los cambios y desempeñar su trabajo de forma efectiva. Esta nueva forma de reentrenar a los trabajadores está basada en los conceptos de upskilling y reskilling, que se convierten en los más relevantes tras el surgimiento de la Transformación Digital de las compañías.

  • Reskilling: no es más que el reciclaje profesional de los trabajadores. Como hemos visto anteriormente, éste fenómeno surge principalmente de la digitalización de las empresas, lo que hace inevitable que el trabajador adquiera competencias tecnológicas para desempeñar de forma correcta su trabajo teniendo en cuenta los agentes tecnológicos que se hayan incluido en el proceso.
  • Upskilling: es lo que llamamos “capacitación adicional”. Esto significa formar al trabajador en otras materias que le ayuden a desempañar de forma más efectiva las tareas de su puesto de trabajo.

En resumen, y tal y como señala Iker Carce (el CEO de The Bridge), es urgente “cerrar cuanto antes esta brecha de competencias digitales y ayudar así al crecimiento social y económico en general y a generar más y mejores oportunidades de desarrollo profesional para las personas”.

Y las preguntas que se harán todos los responsables de formación de las empresas ¿cómo hacerlo? ¿Disponemos de las herramientas necesarias para poder hacerlo?  Éstos responsables deberán afrontar varios frentes paralelos para llevar a cabo los planes formación continuada de su compañía.

Por un lado deberán profundizar desde lo genérico a lo específico, desde el “soft” al “hard” skill.

Las habilidades blandas o Soft Skills, son habilidades y aptitudes transversales más relacionadas con habilidades sociales y comunicativas (intra e interpersonales), valores y capacidad de transformación y renovación. Estas habilidades sumadas a las habilidades técnicas o Hard Skills capacitan al trabajador a crecer y fomentar el desarrollo de su equipo de trabajo.

Que las personas tengan una formación adecuada en habilidades blandas hará que su adaptación al cambio y la modificación de la cultura en las empresas sea mucho más sencilla.

Para completar su formación, les harán falta varias habilidades más: las relacionadas a la transformación digital en las empresas y los cambios a los que deberán enfrentarse cada trabajador o postulante a empleo durante los próximos años, así como las habilidades más técnicas, relacionadas más directamente con el puesto de trabajo.

Si estás pensado en elaborar un Programada de Formación para los trabajadores de tu empresa adaptado a vuestras necesidades de capacitación, en Vértice estamos ¡encantados de poder asesorarte!

Contáctanos en: info@verticelearning.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *